Preguntas a Eckhart: La muerte y el morir.


ECKHART TOLLE

Eckhart Tolle

Éste es el tercer y último artículo que nos facilitaron, esperamos poder entrevistarlo en alguna ocasión. Sus palabras son profundas y ayudan a entender. No debemos vivir de espaldas a la muerte, por que forma parte de nosotros. Debemos aceptar e incluirla, familiarizándonos con ella y su cercanía.

Preguntas a Eckhart: La muerte y el morir.

Pregunta: ¿Cómo ser uno con el proceso de morir hasta el punto de poder celebrarlo?

ET: La muerte es una gran oportunidad porque es el único camino en que la dimensión de la no-forma viene a tu vida. Es en ese preciso momento de la disolución de la forma que la no forma viene a tu vida. Pero si eso no es aceptado y la disolución de la forma es negado, pierdes una oportunidad.

Cuando personas de tu alrededor fallecen, incrementas la conciencia de tu propia muerte. El cuerpo se disuelve. Todavía hay gente en nuestra civilización que niegan la muerte. No quieren pensar en ello, no quieren prestarle atención.

Hay un enorme potencial para el florecimiento espiritual. Incluso quienes quieren el punto de inicio del desvanecimiento de la forma, están completamente identificados con la forma. Es tu última oportunidad en esta reencarnación, como tu cuerpo empieza a desvanecerse o tu estas siendo consciente de esta vida limitada. Es tu última oportunidad de ir más allá de la identificación con la forma. Esta es la verdad, tanto si lo haces con tu cuerpo o el de otro.

En la proximidad de la muerte, siempre hay esa gracia escondida bajo lo que parece un hecho negativo. La muerte en nuestra civilización está vista como algo totalmente negativo, como si no pudiera suceder. Porque está negada, la gente entra en shock cuando alguien muere, como si no fuera posible. No queremos vivir con la familiaridad de la muerte, como algunas culturas ancestrales todavía hacen. No hay familiaridad con la muerte. Todo está escondido, el cadáver está escondido. En la India, puedes ver como cargan a los cadáveres a través de las calles y como son quemados en público. Para los occidentales esto es terrible.

Así como la conciencia está cambiando, cada vez siento más y más la importancia de la muerte como parte de un proceso evolutivo, el proceso del amanecer de la conciencia en nuestro planeta.

A cualquier edad, la forma puede disolverse. Incluso si eres muy joven, puedes encontrar la muerte muy cerca de ti. A cualquier edad, es extremadamente útil familiarizarse, o sentirse cómodo, con la impermanencia de la forma física.

Recomiendo a todo el mundo, que visite de vez en cuando los cementerios. Si es un cementerio bonito, mucho mejor. Algunos cementerios son como preciosos parques, donde puedes pasear y sentirte profundamente en paz. Pero incluso si no son bonitos, espiritualmente es útil pasear por su interior y contemplar el hecho de la muerte. Lo hago muy a menudo, cada vez que tengo oportunidad.

En Europa, en las ciudades o pueblos, a menudo hay cementerios cerca de las Iglesias. Me encanta pasear por ellos. Me encanta leer los nombres en las tumbas. Algunas veces son tumbas muy antiguas, casi no se puede leer el nombre, ha sido borrado por el tiempo.

Es la contemplación de la muerte y la aceptación de la natural impermanencia de la forma humana que te hace abrirte, si lo aceptas. No lo intelectualices. No tomes conclusiones sobre ello. Sólo estando en el simple no-ser del hecho de la impermanencia de la forma humana y aceptar eso sin ir más lejos. Si vas más lejos, entrarás en las creencias confortables, eso es muy bonito. Pero a lo que te estoy conduciendo es a algo más profundo que las cómodas creencias – en lugar de ir a algún tipo de conclusión, quédate con el hecho de la impermanencia de la forma humana, y contémplala.

Con esta contemplación de la impermanencia de la forma humana, algo profundo y pacífico se abre en ti. Ésta es la razón por la cual disfruto yendo a los cementerios. Cuando aceptas la impermanencia, aparece una apertura interior, que está más allá de la forma. Lo que no está tocado por la muerte, la no-forma, se revela al aceptar completamente la impermanencia de todas las formas. Por eso aporta una profunda paz contemplar la muerte.

Si alguien muy cercano a ti muere, se añade una dimensión. Puedes sentirte profundamente triste. La forma también era preciosa, aunque lo que tu amabas era la no-forma. Y, sin embargo, lloras a causa del desvanecimiento de la forma. Ahí también llegas a una aceptación -especialmente si estás familiarizado con la muerte y realmente sabes que todo muere- entonces puedes aceptarlo más fácilmente cuando alguien muy cercano a ti fallece. Sigue habiendo una profunda tristeza, pero entonces observas las dos dimensiones al mismo tiempo -el exterior que llora y lo interno y más esencial que está profundamente en paz- como si te estuvieran diciendo “no existe la muerte”. Es Paz.

www.eckharttolle.com

Comments

comments